Este aceite vegetal es ideal para el tratamiento de la piel. Del hueso del albaricoque se extrae el aceite mediante su prensado en frío. El aceite de albaricoque es uno de los antioxidantes naturales más potentes, capaz de
prevenir la formación de células tumorales. Elastizante, emoliente y protector, se utiliza en los productos en crema para combatir la piel seca, estimular la producción de grasa y regularizar la película hidrolipídica. El efecto antioxidante se debe al hecho de que se trata de un aceite rico en vitamina E, que levanta una barrera natural que protege el cuerpo y combate los problemas relacionados con el sistema cardiovascular. Antiarrugas natural, hidrata a fondo la piel, previene los inevitables signos del tiempo y protege contra los factores climáticos. Los fitoesteroles mejoran la microcirculación cutánea y crean una barrera para combatir los nocivos rayos UVA.